viernes, 28 de septiembre de 2012

miércoles, 19 de septiembre de 2012

XXII Zoco Andalusí

El pasado 8 y 9 de septiembre se celebró el XXII Zoco Andalusí en Huétor Tájar. Como es costumbre, nos visitaron numerosos artesanos , aquí os ponemos una pequeña muestra de lo que allí se vió.














miércoles, 23 de mayo de 2012

Mantilla española


Pensando ya en las vacaciones de verano, hemos decidido acabar la temporada con un curso de bordado en tul. Por este motivo, hablaremos de la mantilla española.

UN POCO DE HISTORIA:

Los orígenes de la mantilla pueden remontarse a la cultura ibérica, en la que las mujeres usaban velos y mantos para cubrirse y adornarse la cabeza. Posteriormente, durante toda la Edad Media, la mujer siguió usando tocados muy variados, algunos de ellos con ciertas influencias árabes.

A finales del siglo XVI el uso del manto, denominado ya por aquella época mantilla de aletas, se generalizó en toda España al considerarse una prenda más dentro de los trajes populares. Sin embargo, en cada región mantuvo una fisonomía propia, al ajustarse a condicionamientos tanto físicos como sociales. Así, por ejemplo, las mantillas en las tierras más frías tenían por finalidad el abrigo, y utilizaban para la hechura diferentes tipos de paño; sólo algunas se guarnecían con terciopelo, sedas y abalorios, con lo que se le daba una doble utilidad de abrigo y adorno. Por el contrario, en las zonas más cálidas, eran de tejidos suaves y ligeros, configurando una prenda más ornamental y lujosa.


SIGLO XVII

En el siglo XVII empiezan a usarse las mantillas de encaje, como se aprecia en algunos retratos femeninos de Velázquez, formando parte del guardarropa de algunas mujeres elegantes. Sin embargo, su uso no se generalizó a las damas cortesanas y de alta condición social hasta bien entrado el siglo XVIII, pues hasta entonces la mantilla era usada casi exclusivamente por las mujeres del "pueblo". Fue también en este siglo cuando las mantillas de paño y seda fueron sustituidas totalmente por las de encaje.







SIGLO XIX

Fue, pues, en el siglo XIX cuando la mantilla adquirió una relevante importancia como tocado distinguido de la mujer española. La reina Isabel II, gran aficionada a los encajes, impulsó en gran manera el uso de la mantilla. Tanto ella como sus damas la lucieron en numerosos actos, como se manifiesta en varios retratos de la reina plasmada por sus pintores con esta singular prenda.

A partir de 1868 el uso de la mantilla se abandonó en algunos lugares. No obstante, en Granada y otras ciudades de Andalucía continuó gozando de gran predilección. Algo que también ocurrió en Madrid, donde el empleo de la mantilla estaba tan arraigado a las costumbres que las damas de la nobleza madrileña la convirtieron en símbolo de su descontento durante el reinado de Amadeo de Saboya y su esposa María Victoria. El rechazo hacia ellos y a las costumbres foráneas fue protagonizado por las mujeres, que se manifestaron por las calles madrileñas llevando, en lugar de sombreros, la clásica mantilla y peineta española. Un hecho que pasó a la historia como "la conspiración de las mantillas".


SIGLO XX

La mantilla fue perdiendo popularidad salvo en algunas regiones como Madrid, Comunidad Valenciana o Andalucía donde tardó en desaparecer. Actualmente su uso ha quedado restringido a determinados eventos como procesiones de Semana Santa, bodas o las corridas de toros.











Puntas de colores

A nuestra compañera Maite le gustan mucho los encajes de colores, aquí os ponemos dos de sus trabajos.


domingo, 20 de mayo de 2012

El sudario, camino del Rocío

El sudario que hemos hecho con tanta ilusión para La Hermandad de la Virgen del Rocío de Granada, ya va camino del Rocío. Deseamos que todos los peregrinos tengan un buen camino y lleguen sin incidentes ante La Blanca Paloma.







martes, 15 de mayo de 2012

Puntilla para chal

Mª Dolores de Moraleda, está haciendo este encaje para un chal, con lo primorosa que es, seguro que le queda precioso.



lunes, 14 de mayo de 2012

Regalos para la comunión


Nuestra compañera, Carmela Revelles, ha hecho esta bonita cesta de flores para la comunión de su nieta. Las flores están hechas a bolillo. Felicidades Carmela¡¡¡ Un trabajo precioso